Elogio del liberado (o sexismo y clasismo en el activismo)

¿Por qué Marx no habló de copyright?

Texto original en catalán en La Directa

Dentro de los movimientos sociales más asamblearios hace años que se llegó a un consenso ya inquebrantable: activismo y trabajo cultural son equivalentes e intercambiables. O dicho de otra manera, jamás se debe cobrar por escribir, traducir, corregir, diseñar carteles, realizar páginas web o actuar en conciertos si es por la causa. Desde la extrema izquierda se puede pagar un amplio abanico de cosas, desde la imprenta y la distribuidora a los barriles de cerveza y las cajas de Coca Cola, probablemente porque pagar a empresas expresamente capitalistas está, paradójicamente, mucho más asumido que remunerar (siquiera parcialmente) el trabajo que realizan compañeras/os. Este consenso se produjo más o menos a la vez que el gran giro teórico de la izquierda: para teóricos y activistas la lucha de clases ha pasado de explicar casi todo a no estar presente en la mayoría de discusiones…

Ver la entrada original 1.233 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s